Aprende a trabajar en un entorno digital

Publicado el 16/07/2014

Conocer y saber qué uso puedes hacer de las herramientas tecnológicas, sin renunciar al contacto personal, garantiza tu productividad en este nuevo contexto laboral. De otra manera, la presión de los medios digitales, en vez de facilitar tu trabajo, puede restarle eficiencia.

Share Button

Aprende a trabajar en un entorno digital

Las tecnologías de la información aumentan la productividad y proporcionan mayor flexibilidad, pero también suponen mayor carga de trabajo y desconectar y descansar es complicado. Es la cara de la misma moneda: el trabajo en un entorno digital facilita la consecución de objetivos y hace que conciliar la vida profesional y personal resulte más sencillo; sin embargo, esta flexibilidad mal gestionada se puede convertir en la peor de las condenas para un profesional.

David W. Ballard, director ejecutivo asistente para la excelencia de las organizaciones en la Asociación Americana de Psicología, es el autor de un interesante artículo sobre este tema –recogido en Tendencias en el entorno laboral 2014 de Sodexo–. En el mismo, Ballard afirma que “la tecnología se ha diseñado para hacernos más eficaces y eficientes al automatizar tareas cotidianas”. No obstante, reconoce que “a menudo supone caídas de sistema, equipos que no funcionan y errores de red. Si añadimos a la presión para trabajar más rápido y ser más productivos, la necesidad de estar al día de las últimas tecnologías, el exceso de información procedente de los cientos de correos electrónicos diarios y las continuas interrupciones a medida que entran otros nuevos, la ventajas disminuyen rápidamente”. ¿Realmente estás preparado para gestionar esa hiperconexión y sus lamentables consecuencias? El mayor desafío de estas herramientas que han inundado como un caudal todas las organizaciones es su integración en la gestión diaria.Para Ramón Gurriarán, director de programas de gestión empresarial de EOI, “esto supone preparar a los profesionales en nuevas formas de trabajar cuyas características principales son la transparencia y la colaboración. El verdadero salto ya no es solo tecnológico, si no organizativo y de gestión”.

José Luis Gugel, director general de Ray Human Capital, explica que aún hay empresas que acometen estos escenarios como algo futuro, “y no se dan cuenta de que si no transforman sus organizaciones muchos competidores digitales van a comerles el terreno en su sector. Las nuevas generaciones no se plantean trabajar en otro entorno que no sea digital, y si renuncias a las redes sociales o al márketing digital dejas fuera el 40% del mercado”. Formar a los profesionales para que aprovechen el potencial de este nuevo escenario parece definitivo. “El uso inteligente sería aquel que nos permite ser más eficientes en nuestro trabajo, no dejarnos llevar por cualquier moda y adoptar aquellas herramientas que realmente faciliten nuestras tareas”, asegura Gurriarán. El proceso de adaptación, según Gugel, tiene que acometerse desde tres pilares: “Que la plantilla supere la barrera tecnológica a través de la formación; que se implante una cultura laboral que responda a las nuevas tecnologías, por ejemplo, cuál es el impacto del márketing digital o cómo el uso de buscadores puede mejorar tu posicionamiento. Y, por último, explicar que compartir la información, lejos de suponer una pérdida de valía profesional, es una vía para la mejora laboral”.

Los desafíos de la gestión de personas:

* El 78% de las empresas de España y Portugal de todos los sectores considera que están preparadas para acometer una transformación digital del negocio.

* El 82% de las compañías reconoce que la transformación digital es relevante para su negocio: el 76% son internacionales y cuentan entre 1.001 y 5.000 empleados.

* El 60% de las organizaciones saben qué perfiles necesitan para asumir el cambio tecnológico, pero desconocen dónde encontrar a los profesionales más adecuados.

* En las firmas del sector financiero y seguro, en las que el proceso de transformación es crítico, el 56% no tiene identicadas las fuentes de reclutamiento del perfil digital.

* Sólo el 63% de las empresas asegura que entre sus empleados existe una cultura de colaboración social desarrollada por la utilización de los medios digitales.