Big Data, la tecnología que impulsará el futuro del empleo joven en España

Publicado el 02/04/2019

El 50% de perfiles que llegan a Cataluña son técnicos y están especializados en Big Data o gestión de datos.

Share Button

Esta tecnología está siendo imprescindible para unas empresas que necesitan predecir futuras tendencias y anticiparse a las necesidades que el mercado va a registrar, con el fin de seguir siendo competitivas y destacar por encima de una competencia que cada vez es más diversa y feroz, debido al auge de las startups, cuya operativa es más ágil y permiten dar una respuesta más rápida y, a menudo, eficaz a las necesidades de los nuevos perfiles de clientes: más informados, digitales y exigentes.

A pesar de que son varios los estudios que prevén que las nuevas tecnologías generarán más puestos de trabajo que empleos van a destruir, el mercado laboral se va enfrentar a un importante reto: la atracción de talento cualificado o, en su defecto, la recapacitación de un elevado volumen de profesionales para que sigan siendo empleables en el futuro. La razón de este problema se sitúa en la brecha de talento que existe respecto a determinados perfiles como es el caso de los técnicos, expertos en nuevas tecnologías como la Inteligencia Artificial, Blockchain o Big Data, entre otras.

Se trata de tecnologías que ya han comenzado a situarse como tecnologías claves para unas compañías que necesitan ganar agilidad operativa para dar una respuesta más efectiva y eficiente a las necesidades que plantea el negocio en la era digital, que ha generado nuevas demandas y perfiles de clientes más exigentes.

Sin embargo, aunque estudios como ‘Digital Talent Overview 2019’, realizado por la iniciativa Barcelona Digital Talent, destacan que el Big Data es la tecnología que atrae más talento extranjero y del resto de España a Cataluña, siendo un 50% perfiles técnicos, las empresas declaran tener serios problemas para cubrir determinadas vacantes en puestos que requieren dicha especialización y unas aptitudes complementarias, ligadas más al plano social que técnico. Tanto es así que el estudio destaca cómo solo en Barcelona, la demanda de trabajadores digitales creció casi un 40% el año pasado, mientras que los trabajadores disponibles en este campo únicamente aumentaron un 7,6%.

Preguntado sobre esta cuestión, Marc Torrent, director del Centro Tecnológico de Catalunya Eurecat, reconoce al diario La Vanguardia la existencia de una clara falta de profesionales analistas, científicos e ingenieros de datos. “Las universidades catalanas llevan dos o tres años formando alumnos en estas competencias, pero son estudios tan recientemente implantados que faltan candidatos con años de experiencia”, explica.

Es el caso del Big Data, donde escasean los perfiles de ingeniero de datos, responsable de adquirir, transformar y manipular los datos de la organización; el de analista de datos, encargado de diseñar la estrategia de su gestión; o el de científico de datos, que se dedica a explorar los datos de las empresas con una base matemática.

No obstante, no solo escasean este tipo de perfiles, sino que las empresas tampoco saben dónde encajar a estos profesionales dentro de su organigrama. Y es que pese a que algunas organizaciones han comenzado a crear departamentos tecnológicos o de innovación específicos, a la hora de configurar equipos especializados se nota el poco bagaje que aún tiene las empresas. Así lo reconoce al diario La Vanguardia, el profesor de Big Data en la academia barcelonesa Ubiqum, Daniel Castejón: “No sólo falta talento, sino también saber encajarlo. Cuando nuestros alumnos acceden al mercado laboral se encuentran con ofertas que se describen como analista de datos, cuando realmente no lo son”, indica.

Sobre esta realidad habla al mismo medio, Georgia Felline, estudiante en Ubiqum, que decidió hacer un curso intensivo de programación en España, tras terminar su máster en estadística. El motivo lo argumenta Castejón con algunos datos: “Pocos meses después de finalizar sus estudios, los analistas de datos reciben un salario medio de 27.000 euros y cuentan con un 80% de probabilidades de encontrar trabajo”, explica.

Unas cifras a las que La Vanguardia suma otras extraídas del último estudio de la Comisión Europea: “Se estima que, hacia el 2020, el mercado de datos creará 10,4 millones de empleos en Europa, que se repartirán en unas 360.000 empresas. Esto supondrá pasar de un valor de la economía de los macrodatos de 300.000 millones en el 2016 a más del doble en el 2020”.

Un ejemplo de alta demandan que, de hecho, ya están registrando este tipo de conocimientos se encuentra en Everis, que dispone de un perfil de reciente creación: el artista de datos. Según expone al medio su director ejecutivo de análisis de datos, Juanjo López, esta posición es ejercida en la actualidad por aquellos técnicos que poseen altas dosis de creatividad. En este sentido, el directivo señala que la empresa dispone de 23.000 empleados de los cuales, entre 800 y 1.000, se dedican al Data Analitics.

Fuente: equiposytalento.com