Castilla y León busca emprendedores que abran tiendas en los pueblos

Publicado el 25/10/2018

La consejera de Economía y Hacienda de Castilla y León, Pilar del Olmo, ha suscrito hoy un convenio de colaboración con tres empresas dedicadas a la distribución comercial, que tiene como objetivo último mejorar el abastecimiento de artículos de primera necesidad en el medio rural y con ello contribuir a fijar habitantes en los pueblos

Share Button

Casi la mitad de los 2.248 municipios de Castilla y León sufre algún déficit comercial y 733 con 85.997 habitantes carece de una tienda donde poder comprar pan o aceite.

Las distribuidoras analizarán las posibilidades de abrir algún supermercado en estos desiertos comerciales

La idea es conectar a estos tres operadores con emprendedores locales, para que impulsen nuevas fórmulas de comercio en estas zonas, como la venta ambulante con sus productos, para que abran tiendas propias o se acojan a una franquicia o cooperativa. Las distribuidoras analizarán las posibilidades de abrir algún supermercado en estos desiertos comerciales así como la apertura de su cartera de proveedores a nuevos clientes locales.

El texto del acuerdo compromete la cooperación entre el Gobierno autonómico y los operadores firmantes para favorecer la apertura de nuevas tiendas o el despliegue de fórmulas alternativas de suministro de alimentos y otros productos cotidianos en los pequeños municipios de Castilla y León. De esta forma, no solo se garantiza la prestación de un servicio básico, sino que también se promueve la creación de empleo y el asentamiento de población en núcleos no urbanos.

Se trata por tanto de detectar posibles nichos de negocio, haciendo compatibles la búsqueda del beneficio empresarial y del bienestar de la sociedad desde el ámbito de la responsabilidad social corporativa. De ahí que la intervención de las partes estipulada en el convenio se estructure en dos esferas: la de mercado y la de la economía social.

Dentro de la primera, las compañías distribuidoras asumen el compromiso de aportar un análisis de su implantación en el territorio –concretando si es bajo la fórmula de tienda propia, franquicia o cooperativa, entre otras– y de sus posibilidades de crecimiento, así como de estudiar la apertura de su cartera de proveedores a nuevos clientes locales.

La Junta se compromete a trabajar en la prospección y desarrollo de iniciativas empresariales; a conectar a las industrias castellanas y leonesas de la distribución con negocios emergentes o ya consolidados; a proponer las zonas más propicias para la instalación de tiendas en función de las necesidades de abastecimiento detectadas y, finalmente, a favorecer la implantación de tejido comercial a través del catálogo de apoyos y ayudas de la Lanzadera Financiera.

Subvenciones disponibles

En este punto, cabe subrayar que la Dirección General de Comercio y Consumo mantiene abierta hasta el 15 de noviembre una línea de subvenciones dirigida expresamente a promover la comercialización y garantizar el suministro de productos de primera necesidad en el medio rural. En concreto, la Junta financia hasta el 80 % de la inversión de proyectos vinculados a establecimientos minoristas –tanto existentes como de nueva creación–, que faciliten a la población el acceso a artículos cotidianos y que se encuentren ubicados en zonas con déficit comercial.

El segundo apartado del convenio suscrito esta mañana afecta al ámbito de la economía social. Las empresas firmantes se comprometen a analizar la posibilidad de operar en poblaciones con escasa presencia de tiendas de producto básico, tanto por la vía de utilizar redes de distribución comercial existentes o las que puedan crearse, como de colaborar con establecimientos ya en funcionamiento.

Acuerdo abierto

Entretanto, la misión asumida por la Consejería de Economía y Hacienda es la de actualizar el informe presentado en diciembre pasado sobre suministro de bienes esenciales en el medio rural con el fin de testar los efectos derivados de este tipo de iniciativas de responsabilidad social corporativa.

El convenio de colaboración rubricado inicialmente por tres empresas del sector de la distribución –que está abierto a más adhesiones– implica avanzar en la ejecución del plan de abastecimiento en el medio rural de la Junta para corregir los desequilibrios detectados en la prestación de este servicio de primera necesidad y, con ello, fomentar la generación de actividad y empleo en los pueblos y fijar población.

Las compañías del sector de la distribución que se han sumado hoy al acuerdo son General Markets Food Ibérica, Supermercados Sabeco y Supermercados La Salve. La primera cuenta con una red de 186 supermercados en Castilla y León –de los que 30 son franquiciados bajo la enseña SUMA y 17 como Proxim– y seis mayoristas como GMcash.

Sabeco es una filial de supermercados en España del Grupo Auchan, también presente a través de la cadena Alcampo, la promotora Immochan y la financiera Accordfin. En la Comunidad, dispone de 19 supermercados –10 de ellos franquiciados– y cuatro hipermercados, estos últimos bajo las marcas Alcampo e Hipersimply.

Supermercados La Salve nació como cooperativa en Arrabal de Portillo (Valladolid), abriendo su primera tienda en 1982 en el municipio vallisoletano de Íscar. Su red de establecimientos se extiende por esta provincia y está compuesta por 23 tiendas. Emplea a cerca de un centenar de trabajadores.

Fuente: eleconomista.es