El 42,8% de las mujeres desempleadas en España es parada de larga duración

Publicado el 06/03/2017

Según Adecco, sólo hay un 3,4% de emprendedoras españolas con empleados a cargo

Share Button

Con motivo Día Internacional de la Mujer, Adecco, en colaboración con Barceló & Asociados, ha elaborado un perfil de la mujer trabajadora española actual y ha identificado los parámetros que definen el paro femenino en España. En este sentido, el informe revela un claro problema con el empleo joven y desigualdades entre la importancia que dan las distintas comunidades a la situación de la mujer en el mercado laboral.

El próximo miércoles 8 de marzo se celebra el Día Internacional de la Mujer y Adecco, empresa experta en recursos humanos, han analizado cuál es el perfil de la mujer trabajadora y de la desempleada en España.

En esta undécima entrega del informe “La Mujer en el Mercado de Trabajo en España”, que se elabora en base a los datos de la última Encuesta de Población Activa, Adecco –en colaboración con Barceló & Asociados- ha detallado que el perfil actual de la muejr trabajadora española es el de una asalariada de entre 35 y 44 años, con estudios superiores y que trabaja en el sector servicios (área de servicios y ventas).

En cambio, el informe revela que el perfil de las desempleadas se corresponde con el de una mujer de entre 35 y 44 años -aunque son las jóvenes de entre 16 y 19 años quienes ostentan la tasa de paro más elevada-, con formación hasta la primera etapa de la educación secundaria y que lleva más de dos años buscando empleo sin encontrarlo.

En España hay 2,3 millones de mujeres en paro, casi 200.000 menos que un año atrás

De las 2.3 mujeres españolas que buscan empleo, 970.000 lo hace desde hace más de dos años, por lo que un 42,8% del total son paradas de larga duración, porcentaje que se ha reducido en 1,2 puntos porcentuales con respecto al año anterior-; un 15,7% son desempleadas desde hace más de un año y menos de dos; un 11,4% llevan así entre 6 y 12 meses; 9,8% lo están desde hace un período de entre 3 a 6 meses; un 10,6% de ellas está buscando empleo desde hace 1 a 3 meses; y 9,7% lo hace desde menos de un mes.

En todas las autonomías, excepto en Baleares, el grupo de paradas más grande es el de aquellas que llevan así más de dos años. Castilla-La Mancha (47,5%) y Canarias (47,2%), son las regiones en las que el grupo de mujeres paradas desde hace más de dos años es proporcionalmente mayor.

Con estos datos se establece que el tiempo medio que las mujeres paradas llevan buscando trabajo sin conseguirlo en nuestro país es de 17,4 meses (0,6 meses menos que un año atrás). Ese tiempo oscila entre un máximo de 18,8 meses en Castilla-La Mancha, hasta un mínimo de 12,4 meses en Baleares.

Además, de entre las 2,3 millones de desempleadas existentes, el grupo más numeroso es el de aquellas que tienen entre 35 y 44 años de edad, con 611.700 personas, que equivale al 27% de todas las mujeres en paro. Con un número solo un poco menor, 547.300 mujeres sin empleo, se encuentra la franja de edad de entre 25 y 35 años (24,1%). Es decir que más de la mitad de las mujeres sin trabajo (51,1%) durante el año pasado tenía entre 25 y 44 años de edad.

En once comunidades autónomas, el grupo de mujeres de entre 35 y 44 años es también el que congrega la mayor cantidad de desocupadas. Asturias se destaca entre ellas, con un 31,3% de las mujeres paradas pertenecientes a esta franja de edad. De las restantes regiones, Baleares, Cantabria y la Región de Murcia tienen en la franja de edad de entre 25 y 34 años a la mayor parte de paradas. En el resto (Castilla y León, Navarra y La Rioja), la mayor cantidad de paradas pertenece al grupo de edad de entre 45 y 54 años.

La tasa de paro medio en España para todas las mujeres es del 21,4% (2,1 puntos porcentuales menos que un año atrás). Sin embargo, para el grupo de edad de entre 16 y 19 años, alcanza un impactante 61,6%, aunque se ha reducido 9 puntos en el último año. Esto nos dice que de cada 10 mujeres de entre 16 y 19 años que quiere trabajar en nuestro país, apenas 4 lo consiguen.

En la franja de edad de entre 20 y 24 años la proporción de paradas es del 42%. Es decir que solo 3 de cada 5 mujeres que quieren trabajar en ese rango de edad lo consigue. Los cuatro siguientes grupos de edad tienen tasas de paro más parecidas entre sí, alcanzando un máximo de un 23,4% para las mujeres de entre 25 y 34 años y un mínimo de 16,7% para las de 55 y más años edad.

La formación no es relevante a la hora de conseguir un puesto de trabajo

De los 2,3 millones de mujeres sin empleo que hay en España, 825.200 tienen la primera etapa de la educación secundaria como máximo nivel formativo (36,4% del total). Por otra parte, 608.300 paradas (26,8%) han alcanzado la formación universitaria, mientras que 570.600 cuentan con la segunda etapa de la educación secundaria (25,2%). Las restantes 264.100 que buscan empleo no han estudiado más allá de la escuela primaria (11,6% de las paradas).

En diez comunidades autónomas, al igual que en España, el grupo más numeroso es el de aquellas que cuentan con la primera etapa de la educación secundaria alcanzando sus máximos en Extremadura (45,8%) y Andalucía (41,8%). En seis de las restantes siete autonomías, el mayor número de mujeres sin empleo tiene educación superior. Los ejemplos más marcados son los de Asturias (44,7%) y el País Vasco (40,2%). Aragón es la única región en la que el mayor grupo de desempleadas es el que cuenta con la segunda etapa de la secundaria (34,3%).

¿Cómo son las ocupadas españolas?

El grupo más numeroso de mujeres ocupadas corresponde a aquellas de entre 35 y 44 años de edad, quienes suman poco más de 2,6 millones, el 31,6% del total. Además, las mujeres de menos de 25 años solo ocupan el 4,5% de los puestos de trabajo.

Por otro lado, de esos 8,3 millones, un 87,2% son asalariadas (7,3 millones). El millón restante, un 12% de las mujeres ocupadas, corresponde en su casi totalidad a emprendedoras. También hay un pequeño grupo de 59.600 mujeres (0,7%) que no son ni lo uno ni lo otro y que se corresponde con miembros de cooperativas, ayuda en el negocio familiar, tareas voluntarias, etc.

Entre las asalariadas, el colectivo más numeroso es el de las que trabajan en el sector privado, con 5,6 millones. Eso equivale al 67,4% del total de mujeres con empleo. El 19,8% que completa el grupo de mujeres que trabaja en relación de dependencia corresponde a asalariadas del sector público, que suman 1,7 millones.

Por su parte, las emprendedoras pueden desagregarse en dos grupos: empleadoras y autónomas (sin empleados). El más nutrido de los dos es el último, con 721.600 mujeres (8,7% de todo el empleo femenino). Las mujeres con empleados a cargo suman 282.675 un 3,4% del total.

En todas las autonomías, las mujeres asalariadas en el sector privado son el grupo cuantitativamente más importante. Además, es interesante observar la importancia relativa del empleo público femenino en cada comunidad autónoma. En el conjunto español, por cada mujer que trabaja en el sector público hay cuatro que lo hacen en el privado, sea como asalariadas, sea como emprendedoras.

Finalmente, la Organización Internacional del Trabajo clasifica todas las ocupaciones en diez grandes categorías. De ellas, la más significativa en el empleo femenino es, con amplia diferencia, la de Trabajadoras de Servicios y ventas, con un 29,6% del total (incluye, entre otras, a camareras, peluqueras y dependientes, pero también a azafatas, policías y bomberos). Son casi 2,5 millones de mujeres las que entran en esta categoría.

La siguiente categoría en importancia, con 1,8 millones de personas, es el de mujeres que realizan tareas Técnicas y profesionales científicas e intelectuales, que suponen el 22,1% de todo el empleo femenino. En esta categoría se engloban por ejemplo a ingenieras, doctoras, odontólogas, abogadas, economistas, profesoras, etc.

Las Ocupaciones elementales (donde se agrupan, entre otras, a empleadas domésticas, limpiadoras, vigilantes, etc.), conforman el tercer grupo con más mujeres, con un total de poco más de 1,4 millones (16,9% del total).

En base a estos datos puede establecerse que una abrumadora mayoría de mujeres trabaja en el sector Servicios, concretamente 7,5 millones, el 89,4% de todas las ocupadas. Por otra parte, hay 620.200 mujeres que desempeñan su actividad en la Industria (7,4%). El porcentaje de mujeres que trabaja en los sectores de la Agricultura y la Construcción es marginal: 2,1% en el primer caso (178.700 personas) y apenas el 1% en el segundo (84.700).

Fuente: equiposytalento.com