El Ecyl creará «puntos de atención personalizada» en municipios sin oficina

Publicado el 22/01/2014
ECyL-Oficinas

Añadirá la FP reglada a los ocho centros de formación para el empleo que están en las provincias . Junta, patronal y sindicatos pactan la primera reforma que da paso a las agencias privadas de colocación.

Share Button

Fuente: Diario de León 

Valladolid 21 de Ene / J. LUIS F. DEL CORRAL

El Ecyl seguirá siendo un organismo público autónomo, dependiente de la Consejería de Economía y Empleo. Así lo han pactado ya Junta, patronal y sindicatos en la comisión permanente del Diálogo Social. Los temores sindicales a una privatización del Servicio Público de Empleo se han esfumado con un documento de 50 páginas que abre la puerta tímidamente a las agencias privadas de colocación.

El presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, firmará la próxima semana con Ángel Hernández (CC OO), Agustín Prieto (UGT) y Santiago Aparicio (Cecale) la reforma del Ecyl y el Plan de Estímulos para el Crecimiento.

No será necesaria la reforma de la Ley de creación del Ecyl, que data de 2003, pero sí su reglamento. El nuevo Ecyl se configura como un organismo prestador de servicios a parados, trabajadores y empresarios, que impulsará las oficinas de empleo y creará «puntos de atención personalizada» allí donde no lleguen las actuales 54 oficinas.

«Se potenciarán las oficinas de empleo (…), se mejorará su distribución geográfica. Se incrementará su número y se garantizará su presencia en el territorio a través de puntos de atención personalizada no permanente en aquellos municipios que se estime conveniente y en los que no exista oficina de empleo», precisa una de las 22 medidas que recoge el documento al que ha tenido acceso DIARIO DE CASTILLA Y LEÓN / EL MUNDO. Para ello, proyecta un plan de mejora de la red de oficinas, cuyo contenido no se ha abordado aún.

El nuevo Ecyl pretende simplificar la estructura central actual, con una «reestructuración de los servicios centrales y provinciales». Una de las principales novedades es la transformación de los ocho centros de formación profesional propios en centro integrados, lo que supone incluir en todos ellos la formación profesional reglada que ahora atiende la Consejería de Educación.

Estos centros integrados se convertirán poco a poco en «parte importante en los procesos de acreditación, formación e intermediación».

No hay plazos establecidos para este cambio. Se hará «en la forma y tiempo que sea posible». Habrá más presupuesto para ellos y será uno de los ejes de impulso de la intermediación laboral. La Junta espera que se conviertan en referentes en formación para el empleo en sus «familias y áreas».

La coordinación con otras administraciones es una de las prioridades de la filosofía que inspira esta reforma. El documento suscrito por Junta, patronal y sindicatos propone «la creación de una red de fomento de la ocupación, del empleo y de la actividad económica», con una filosofía «reticular» del territorio con el fin de llegar a los pequeños municipios.

Esa red coordinaría la labor del Ecyl, la de las entidades locales y las sociedades de desarrollo «que voluntariamente se integren en la misma». Su finalidad es ofrecer una interlocución única a los parados y a las empresas que puedan ofrecer contratos. Formarán parte de esa red los sindicatos y organizaciones empresariales y «las agencias privadas de colocación con las que se establezcan convenios», siempre controlados por el Consejo General de Empleo que integran la Junta, Cecale, CC OO y UGT.

El objetivo de esta red es que haya una única relación de servicios y ayudas. En este catálogo de servicios se incluirían los que ofrecen ahora las nueve diputaciones. La red estará coordinada con Ade rural y con la Agencia de Innovación. Un plan anual recogerá este catálogo de servicios, que establecerá «ratios de atención a los usuarios y niveles de prestación de los diferentes servicios».

Este planteamiento de cooperación entre instituciones y entidades llevará a fijar un mapa territorial de servicios, con un impulso a la información por internet. Esta cooperación alcanzará a las agencias privadas de colocación, que podrán hacer intermediación laboral previa suscripción del citado convenio.

El Ecyl seguirá ejerciendo las funciones de intermediación (casar oferta y demanda de empleo), ocupación y gestión de políticas activas de empleo. La reforma pretende dar a este organismo un mayor «enfoque proactivo de las políticas de empleo y formación», con el fin de que anticipen y aborden las necesidades de trabajadores y empresarios. Al respecto, se marca el objetivo de reforzar la captación de ofertas de empleo de las empresas, la detección de las necesidades de formación.

Junta, patronal y sindicatos aspiran conseguir una simplificación de las bases reguladoras y de las convocatorias de ayudas al empleo y la formación, «reduciendo los plazos de tramitación, concesión y liquidación».

En esta ocasión, sí se han marcado establecer un cuadro de indicadores objetivos –el documento no los precisa aún- para medir y evaluar la gestión del Ecyl. Esta evaluación será publicada «en el seno de los órganos de participación institucional». Falta por saber si la harán pública.