Encontrar trabajo en España no asegura salir de la pobreza

Publicado el 22/01/2014

Bruselas advierte de que el hecho de tener una ocupación no es suficiente para poder vivir con dignidad, debido al elevado porcentaje de contratos temporales, y exige puestos de calidad

Share Button

Fuente:   Diario de Burgos

22 de Ene. / EuropaPress

A pesar de la salida de la recesión  y del principio del inicio de la recuperación económica en España, la crisis sigue golpeando a los más débiles, a aquellos que están en situación de desempleo o encuentran un trabajo precario. En este sentido, la Comisión Europea avisó ayer de que encontrar empleo en España y en otros Estados miembros, como Rumanía, Bulgaria o Grecia, no es una garantía suficiente para salir de la pobreza debido a la elevada proporción de contratos temporales o a tiempo parcial que existen.
La población en riesgo de pobreza o exclusión social ha aumentado en España del 23,3 por ciento en 2007 al 28,2 en 2012 como consecuencia al impacto de la crisis y al aumento del paro, según el informe anual sobre la evolución del empleo y la situación social en Europa publicado por el Ejecutivo comunitario.
De acuerdo con este estudio, solo alrededor del 35 por ciento de los españoles en riesgo de necesidad entre 18 y 59 años que encuentra un trabajo logra salir de esa situación, un porcentaje similar al que se registra en Grecia. Únicamente Rumanía y Bulgaria ofrecen cifras inferiores.
De media en la UE, la mitad de los ciudadanos que eran pobres en 2008 y encontraron un trabajo salieron de la pobreza en 2009. Los mejores resultados corresponden a Portugal y Suecia, con porcentajes superiores al 65 por ciento. Las diferencias dependen, según Bruselas, del tipo de empleo así como de la composición del hogar y de la situación de la pareja en el mercado de trabajo.
«Desafortunadamente, no podemos decir que tener un trabajo equivale necesariamente a un estándar de vida decente», indicó el comisario de Empleo, László Andor, en rueda de prensa. De hecho, el 12 por ciento de los trabajadores españoles viven en situación de pobreza, un porcentaje que solo superan Grecia y Rumanía.
«Incluso si el paro se reduce gradualmente, como se prevé, podría no ser suficiente para revertir el crecimiento de la indigencia, especialmente si la polarización salarial continúa, sobre todo, por el aumento del empleo a tiempo parcial», subrayó Andor.
«Debemos creer puestos de trabajo, pero de calidad, para lograr una recuperación sostenible que no tenga solo como efecto combatir el paro sino igualmente reducir la situación de pobreza», insistió el comisario de Empleo.

Prestaciones.

De acuerdo con el informe, el aumento de la pobreza en el país se explica por la elevada proporción de hogares con todos los miembros en paro, el alto nivel de desempleo de larga duración, un escaso impacto de las ayudas y un alto nivel de pobreza entre los trabajadores.
El Ejecutivo comunitario sostiene que las personas que se benefician de prestaciones por desempleo tienen más posibilidades de encontrar trabajo que las que no las reciben. Este análisis se cumple en particular para los sistemas bien diseñados, en concreto aquellos donde el nivel de los pagos disminuye progresivamente, acompañados de condiciones adecuadas, como la obligación de buscar trabajo.
Este tipo de modelos permite una mejor adecuación entre las cualificaciones y las necesidades del mercado, lo que a su vez facilita lograr empleos de mejor calidad y ayudar a salir de la pobreza.
Según el documento, el 35 por ciento de los hogares en riesgo de miseria no reciben una cobertura adecuada de prestaciones sociales, un porcentaje que supera la media comunitaria (30 por ciento). Además, el 15 por ciento de las viviendas nacionales en riesgo de pobreza dependen para sobrevivir de la pensión de los abuelos, una de las tasas más altas de la UE junto con Chipre, Grecia y Bulgaria.