Gullón creará este año 80 empleos, hasta llegar al millar de trabajadores

Publicado el 29/01/2014
FÁBRICA DE GALLETAS GULLÓN EN AGUILAR DE CAMPOÓ, (PALENCIA)

La galletera palentina cerró 2013 con una inversión de 44 millones de euros y una facturación de 250 millones, un 15% más.

Share Button

Fuente: eldiariomontanes.es

La crisis ha pasado de largo por Galletas Gullón. La fábrica palentina, donde trabajan al menos 150 vecinos de los municipios cántabros del sur de la región, ha incrementado las ventas y acaba de anunciar un aumento de la plantilla del 9%, lo que se traduce en 80 nuevos puestos de trabajo hasta llegar a un millar de empleados al cierre del año. La facturación marcha en positivo, continuando con el ritmo de crecimiento en ventas superior al 10% anual de las últimas dos décadas. La compañía prevé cerrar el año 2013 con unas ventas de 250 millones de euros, lo que supondría un 15% más respecto al ejercicio anterior, 2012, que se cerró con 216,8 millones.

El grupo afincado en Aguilar de Campoo, con un consumo interior debilitado por la crisis, ha centrado su crecimiento en la exportación. Es uno de los objetivos de la nueva planta Vida, que arrancó su producción en 2013, y que ha supuesto «un importante incremento» en la plantilla durante los últimos meses. La inversión de Gullón del pasado ejercicio fue de 44 millones de euros, situándose en el primer puesto del ranking de empresas agroalimentarias españolas, según la revista especializada Alimarket. Una de las claves ha sido la diversificación del catálogo mediante nuevos productos dirigidos a los mercados internacionales que ha permitido crear un centenar de puestos de trabajo en 2013.

Para los responsables del grupo, alcanzar el millar de trabajadores es «una cifra histórica» en Gullón que consolida a la galletera «como el motor económico y social» del norte palentino así como de otras regiones limítrofes. La compañía, que preside María Teresa Rodríguez Sainz-Rozas, ya anunció cuando comenzó el proyecto de Vida que se crearían más de 200 puestos de trabajo en tres años.

Un reto que se produce «en un momento tan difícil como el actual en el que la tendencia del sector empresarial español ha sido reducir plantillas». Y que es una consecuencia directa de la «política de reinversión de beneficios» que Gullón ha llevado a cabo en las últimas décadas. Siguiendo esta máxima, Gullón «ha reinvertido cerca de 300 millones de euros en los últimos diez años», según destaca la empresa.

El incremento en las ventas de un 10% se produce básicamente por el crecimiento de las exportaciones. Al igual que para el resto del sector empresarial español, también para la galletera las exportaciones han sido el principal motor de desarrollo por la atonía del mercado interno. En 2012 la facturación exterior de Gullón alcanzó el 35%, cifra que podría rondar el 40% en 2013, con un volumen de negocio que rondará los 100 millones de euros.

A corto plazo, los principales mercados de Gullón seguirán siendo Europa y Asia, en donde se concentran el mayor peso de las ventas exteriores, sin descartar otras regiones en las que también se está experimentando crecimiento como son Estados Unidos, Canadá y el Magreb.

La inversión de 44 millones de euros del pasado ejercicio se destinó a la planta Gullón II y a poner en marcha Vida, en la que la empresa lleva trabajando desde hace tres años. Cuenta dos líneas de producción, una de bizcochos y otra de tortitas y este año contará con una nueva.

Junto a esta nueva planta se construyó un complejo industrial y de oficinas que albergará equipos de producción y mantenimiento así como los nuevos laboratorios, un espacio al que Gullón destina «importantes esfuerzos» dada su apuesta por los productos del sector salud segmento que, asegura, «lideramos en España».