La alimentación tiene un plan para crear 60.000 empleos

Publicado el 21/03/2014

La industria presenta un marco estratégico de actuación hasta 2020

Share Button

Fuente: Cinco Días

14 de MAR./ EFE

La industria española de alimentación y bebidas ha puesto sobre la mesa del presidente del Gobierno una tentadora propuesta: apoye un marco de actuación elaborado por los representantes de estas empresas y de aquí a 2020 será posible la creación de 60.000 empleos.

La Federación Española de Industrias de la Alimentación y Bebidas (Fiab) presentó ayer en Moncloa un marco estratégico de actuación, bajo el lema Alimentamos el Futuro, que permitirá un crecimiento en ventas al ritmo del 4% anual y la creación de 60.000 puestos de trabajo en seis años. En 2020, la cifra de negocio de este sector alcanzará los 115.000 millones. Al acto de ayer asistieron el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y los ministros de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, y de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Ana Mato. Pedro Astals, presidente de la Federación de Industrias Alimentación y Bebidas, presentó el marco.

El plan pretende potenciar las ventas en el mercado exterior del sector alimentario, con un crecimiento del 10% en seis años, lo que le permitiría pasar de los 22.000 millones de euros de 2012 a los 46.000 millones en 2020.

Se trata de un “plan fuerte, ambicioso y que debe recibir el apoyo de toda la sociedad, puesto que su objetivo es contribuir a la mejora del conjunto de la economía y del país”, advirtieron ayer los responsables de Fiab. “Hoy es el primer día de un plan de trabajo a largo plazo”, precisó Pedro Astals. El presidente de la Fiab indicó que el marco presentado tiene como objetivo “definir el entorno en el que debemos evolucionar, luego cada empresa, cada asociación definirá su propio marco de actuación”.

La industria de la alimentación asegura que quiere convertirse “en la locomotora de la economía española, su imagen y empleo, siendo competitiva en cualquier mercado global, atrayendo al mejor talento, basada en la seguridad, calidad, y desarrollo científico y tecnológico”. El sector español de la alimentación y bebidas “es la gran industria de este país pero también somos la gran desconocida”, comentó Astals a este diario en una conversación mantenida ayer.

Las líneas de actuación del marco estratégico elaborado por Fiab se estructura en “cuatro pilares” que permitirán al sector “potenciar su competitividad y en consecuencia alcanzar su misión”. Estos cuatro “retos” son los de la eficiencia, la creación de valor, la internacionalización y la dinamización.

Para lograr la consecución de estos cuatro retos, Fiab ha definido seis líneas de actuación, a los que denomina “palancas dinamizadoras”: Regulación; comunicación;formación;cooperación; investigación y desarrollo; y financiación.

“La Administración entiende que es un objetivo al que debemos tender. A partir de aquí la Fiab trabaja en un plan propio para desplegarlo con la colaboración de distintos ministerios”, precisó el presidente de la Fiab.

26.365 normas

La industria de la alimentación reclama al Gobierno un marco regulatorio “simplificado, ordenado y coherente, que tenga como referencia a Europa”. La Fiab señala que habiendo sido un sector “históricamente protegido”, la apertura de mercados es ahora “innegociable”.

La industria de la alimentación en España considera como una de sus debilidades el “exceso de legislación de órganos reguladores y administraciones tutelantes”. La federación advierte que la “dispersión de competencias que provoca la estructura regional española conlleva un volumen normativo que puede afectar a la competitividad” y recuerda que actualmente el número de normas sobre alimentación y bebidas a nivel internacional, estatal, regional, provincial y municipal alcanza la cifra de 26.365.

Igualmente advierte que la “rigidez laboral”, a pesar de que “ha mejorado con las últimas reformas” merma la competitividad de las empresas a las que representa. Los altos costes logísticos y energéticos o “la fuerte presión fiscal” tampoco ayudan.

La Fiab admite que existe excesiva atomización en la industria de alimentación y bebidas española y que es necesario “buscar fórmulas que permitan a las empresas ganar en dimensión para aumentar su competitividad, tanto en el mercado nacional como en el internacional”. Para lograrlo habría que “romper con la cultura individualista y la poca colaboración horizontal y vertical existente en la actualidad”.

También existen oportunidades. La industria de la alimentación española considera que cuenta con una serie de oportunidades de las que puede beneficiarse, como son el aumento previsto de la demanda mundial de sus productos y servicios o la posibilidad de aprovechar aun más el hecho de que España sea una potencia turística y que pueda convertirse en un “escaparate gastronómico para el mundo”.

En los próximos meses, avanzó el presidente de la Fiab, se irán concretando medidas y convenios de colaboración contemplados en el marco presentado.

Colaboración privada

La industria de la alimentación cree necesaria la colaboración con grandes compañías españolas alejadas en principio del sector. La Fiab avanzó ayer el establecimiento de convenios con Santander, Telefónica, Iberdrola e Indra en el contexto del marco estratégico presentado.

“Grandes corporaciones como estas pueden ayudarnos a dar el impulso que necesitamos, podemos aprender de ellas”, explicó a este diario Pedro Astals, presidente de Fiab. Astals precisó que existe ya un convenio de colaboración firmado que se irá desarrollando en los próximos meses.