La contratación sube un 20% pero baja la cualificación de los trabajos

Publicado el 13/06/2014

El Servicio Público de Empleo (Ecyl) insiste en que el parado debe formarse y acreditarse con el certificado de profesionalidad

Share Button

Fuente: Diario de Burgos

13 de JUN / G.Arce

El mercado laboral burgalés empieza a dar síntomas evidentes de recuperación después de seis años en los que la contratación se ha desplomado un 27%, tras los históricos 128.000 contratos realizados en 2007. En los cinco primeros meses del año, la tendencia ha cambiado y los nuevos empleos suben hasta un 20%, un dato muy positivo que esconde una gran paradoja: Burgos cada vez contrata más puestos en los que se requiere baja cualificación y no es capaz de absorber su mano de obra más cualificada.

Si en 2007, en el 41% del total de la contratación se exigía una cualificación muy baja, en 2013 la cifra se eleva hasta el 47%. Este es el porcentaje que aglutinan las cinco ocupaciones más demandadas en la provincia.En este orden: peón industrial, camarero, empleado de la limpieza, peón agrícola y vendedor.

Matizar que de las 25 contrataciones más demandadas en el mercado local, en 15 se requiere una titulación y en resto -en las que se sitúan las cinco primeras-  no se exige nada.

Del ranking han desaparecido los peones de la construcción y se han incorporado en los últimos meses los empleos vinculados al turismo de congresos (azafatas), a los cuidados personales de la salud o a la práctica de actividades deportivas. Sin olvidar que el mercado sigue demandando camareros porque los bares -no tanto los restaurantes- son negocios que siguen prosperando, aunque en una continua rotación de aperturas y cierres.

Este panorama fue detallado ayer por el gerente provincial del Servicio Público de Empleo de Castilla y León (Ecyl), Fernando Millán, en el transcurso de la jornada para la búsqueda eficaz de empleo, organizada ayer en el Foro Solidario por la Obra Social de La Caixa y el Grupo Incorpora.

Ante un aforo integrado por un centenar de personas, Millán puntualizó que pese a la baja cualificación demandada, el mercado laboral exige una formación y la mejor manera de demostrarla es a través de los certificados de profesionalidad, que el gerente del Ecyl animó a solicitar. «Está totalmente demostrado que la empleabilidad aumenta en la media que aumenta la formación», puntualizó.

De hecho, este organismo dependiente de la Junta de Castilla y León está realizando desde hace un mes llamadas a las principales empresas de Burgos para conocer  cuánto está contratando y qué tipo de cualificación demandan. «Con las conclusiones que obtengamos con esta consulta periódica ajustaremos nuestra programación de formación».

Todas las novedades, añadió, se pueden consultar en el Boletín de Empleo de Castilla y León, en la página web de la Administración regional, cuya información  se renueva todos los miércoles.

Colectivos

En su intervención el responsable del Ecyl matizó que la crisis ha golpeado de diferente manera a los colectivos más vulnerables desde el punto de vista laboral. El más castigado en estos últimos seis años ha sido el de los menores de 30 años, cuya contratación se ha desplomado un 40%;seguido de los extranjeros, que cae un 34%; las mujeres (-30%) y los titulados universitarios (-23%).

El colectivo que más calidad de empleo ha perdido ha sido el de los extranjeros, que han visto como el 90% de los trabajos vinculados a la construcción desaparecían. Los titulados, en cambio, han sufrido la merma de los contratos  ligados a la enseñanza.

Fernando Millán apuntó que, pese a lo que pueda pensarse, los colectivos más vulnerables, los  discapacitados y los parados de larga duración, han visto cómo se incrementaba su contratación en un 18% y un 330%, respectivamente, porcentajes que atribuyó a los incentivos públicos y, sobre todo, a la intermediación de iniciativas como Incorpora, el programa de integración laboral que impulsa la Obra Social La Caixa y en el que participan las fundaciones Lesmes y Aspanias y Fedisfibur.