La economía colaborativa genera empleo

Publicado el 12/08/2014

Según la consultora Nielsen, la economía colaborativa generará mas de 26.000 millones de euros durante este año en todo el mundo, un crecimiento del 25% respecto a las cifras de 2013

Share Button

Fuente: El Norte de Castilla

El director general de Asociación Española de la Economía Digital repite y defiende a capa y espada que modelos de negocio similares a Blablacar, Uber o Kickstarter han venido para quedarse. Son los adalides de la llamada economía colaborativa, una forma de emprender que según estimaciones de la consultora Nielsen generará mas de 26.000 millones de euros durante este año en todo el mundo, un crecimiento del 25% respecto a las cifras de 2013. José Luis Zimmermann será, el próximo 30 de septiembre, uno de los ponentes del Congreso de Negocio Digital y Tecnología de El Norte de Castilla, e-Coned.

-¿En qué consiste exactamente la economía colaborativa?
-Es la actividad económica que se produce principalmente entre particulares que tienen un activo ocioso. Es decir, que poseen algo que no están usando todo el tiempo. Puede ser una casa, su coche o su tiempo. Normalmente lo alquilan o lo ofrecen en intercambio.

-¿La explosión de la tecnología, el acceso a Internet y los ‘smartphone’ han sido claves para que despegue este tipo de interrelaciones económicas?

-Todos estos procesos ya existían anteriormente pero las plataformas actuales y la tecnología los han amplificado. Ahora se ofrece mayor seguridad, rapidez y usabilidad en los pagos y una gran cantidad de información previa a hacer la adquisición. Tanto los oferentes como los demandantes tienen un gran respaldo en esa transacción, mucha información que no se podría obtener si no hubiese este tipo de tecnologías.

-¿Hay más confianza que nunca a la hora de hacer transacciones a través de Internet?

-Uno de los puntos fundamentales de estas plataformas y estos modelos de intercambio económico es la confianza, están basados en la generación de comunidad. Alquilas algo de tu propiedad a alguien que tiene un perfil que ha sido ya evaluado por otras personas, a medida que esta comunidad crece la confianza es mayor. El consumidor se encuentra en una situación en la que tiene una enorme seguridad de a quién le está ofreciendo el producto o servicio y por otro lado también sabes quién te lo está alquilando. En ambos puntos de la cadena la plataforma ofrece tanta información que la confianza crece.

-¿Plataformas como Uber o Blablacar tienen continuidad a largo plazo o esto es solo una moda?
-Es difícil saber qué modelos de negocio en particular van a sobrevivir, puede que estos que citas lo hagan y puede que no. De lo que sí estamos seguros es de que este tipo de actividad ha venido para quedarse, en esta forma o en otras.

-¿Cómo los percibe el consumidor?
-Para quien las utiliza estas plataformas mejoran lo existente. Cada vez más gente está dispuesta no solo a alquilar o adquirir este tipo de producto o servicio de otros sino también a ofrecerlo. Todo ello nos coloca ante la perspectiva de que esto va a crecer, aunque a día de hoy no se puede saber qué negocios son los que van a sobrevivir.

-¿De qué manera puede adaptarse la legislación a este tipo de plataformas?
-En lo que es el ámbito digital la legislación siempre ha ido por detrás del impulso tecnológico. Sin embargo, en la economía colaborativa nos encontramos con que realmente están muy lejos de lo que la tecnología puede ofrecer. Nos encontramos con regulaciones sectoriales, no se regula de manera horizontal, sino vertical, lo que perjudica que puedan surgir modelos de este tipo. Hay que legislar de forma global porque lo más interesante es que estos modelos están cuestionando sectores existentes que de una u otra manera no funcionaban correctamente,  por fallos de mercado o situaciones de escasa competencia. Sería bueno que el planteamiento fuese más estratégico que meramente local o  sectorial.

-A nivel internacional, ¿cómo se está afrontando esta situación?
-De forma muy parecida, España no destaca ni para bien ni para mal. Se está regulando de manera local en casi todos los países y con los mismos problemas. Algunos lo hacen de manera más agresiva contra este tipo de modelos, otros los intentan adaptar  dentro de la regulación existente. Veremos al final de todo este proceso como queda.

-¿Cuál es la postura de la Comisión Europea?
-En el caso del conflicto de Uber con los taxistas la comisaria de Agenda Digital, Neelie Kroes, ya se pronunció, asegurando que no se puede frenar la innovación y que estos modelos han venido para quedarse. No obstante, esperamos que haya alguna manifestación vinculante desde la Comisión.

-Desde la Asociación Española para la Economía Digital ¿Cuál es vuestra posición?
-Compartimos la opinión de la comisaria. Estos modelos constituyen una actividad que mejora en muchos casos la oferta de productos y servicios que el consumidor puede adquirir. Somos innovadores y tenemos capacidad para crear empleo y fomentar la figura del microemprendedor. Además, se cuestionan figuras como la del autónomo, que creemos que debería ser mucho más flexible e incluso podrían encontrarse beneficios de otra índole como hacer aflorar la economía sumergida. Queremos que se regule de manera horizontal, el gobierno debería ver el panorama global de todos los modelos y encontrar el encaje. Hay que trabajar mucho a nivel de fiscalidad y de defensa del consumidor pero, estos modelos están para quedarse y aportan cosas nuevas porque son  innovadores. España debería ser un espacio donde existieran facilidades para que crecieran.