La Empresa Familiar apuesta por la formación profesional dual para reducir el desempleo juvenil

Publicado el 04/10/2017

El Instituto de la Empresa Familiar (IEF) ha insistido hoy en la necesidad de implantar en España el sistema de formación profesional dual para reducir el desempleo juvenil.

Share Button

Su director general, Juan Corona, ha recordado que la falta de personal cualificado es una queja recurrente y un problema creciente entre los empresarios españoles. En concreto, la preocupación entre los directivos ante esta necesidad se ha más que triplicado en cinco años y ha pasado del 3,2% al 11% entre 2011 y 2016.

 

Este es el punto de partida del estudio “Formación, talento y empleo”, que verá la luz a principios del año que viene y cuyas principales conclusiones han sido avanzadas hoy en el seno del XX Congreso Nacional de la Empresa Familiar, que congrega a más de 500 empresarios familiares en Toledo, los mismos que hace un año destacaron la falta de personal cualificado como el primer problema para aumentar el tamaño de su compañía.

En concreto, entre las principales dificultades para encontrar personal cualificado los empresarios destacan la falta de experiencia en un 29%, la escasez de candidatos disponibles en un 25%, la falta de habilidades técnicas en un 22% y la búsqueda de un sueldo más alto del que se ofrece, así como la carencia de habilidades personales, en un 7% en ambos casos.

La falta de experiencia y la carencia de habilidades técnicas están directamente relacionadas con una formación profesional en España “prácticamente abandonada y muy desprestigiada”, en palabras de Corona, quien ha cifrado en un 45% la proporción de este tipo de programas sobre los estudios de la población entre 25 y 34 años, frente a tasas cercanas al 90% en países como Alemania o Austria y al 60% entre los socios de la OCDE.

Precisamente, es el modelo alemán en el que, a juicio del IEF, debería fijarse España. Muy simplificado, el sistema de formación dual germano se basa en que los estudiantes trabajan entre 3 y 4 días a la semana por un salario de entre 300 y 800 euros que pagan las empresas, que remuneran, además de a los aprendices, a los formadores y a unos tutores internos que coordinan las habilidades prácticas. Acabado el proceso de formación, el 66% de las empresas incorporan al aprendiz. “Este grado de empleabilidad es brutal y explica el bajo desempleo juvenil en Alemania y, por ende, el reducido paro general”, ha considerado Corona, quien ha insistido en que la inmensa mayoría de las empresas alemanas que aplican la formación dual son pymes, si bien de mayor tamaño promedio que las españolas, por lo que ha reiterado la demanda de la empresa familiar a las administraciones para que adopten medidas legales que propicien el crecimiento del tamaño empresarial.

Trabajo conjunto con el Ministerio de Empleo

Fomentar el crecimiento del tejido empresarial, por un lado, y reducir el elevado desempleo juvenil, por otro, serían los objetivos de una formación profesional dual que debería, a juicio del IEF, involucrar no solo a las empresas, sino también a las administraciones y centros de formación. En este sentido, Corona ha asegurado que se está llevando a cabo un trabajo conjunto con el Ministerio de Empleo, con el que están “muy satisfechos”.

El compromiso del departamento que dirige Fátima Báñez con la reducción del desempleo juvenil es firme. El paro entre los jóvenes todavía se sitúa en el entorno del 40%, una tasa que dobla el desempleo general y que el director general del IEF ha calificado de “dramática” y “preocupante”. Ayer mismo supimos que Empleo ultima la redacción de un Real Decreto Ley de medidas urgentes para afrontar la situación. Un plan de choque que ha sido pactado con los agentes sociales y que pone en el punto de mira a los 800.000 jóvenes inscritos en el Sistema de Garantía Juvenil.

Fuente: eleconomista.es