La importancia de la mentorización en los emprendedores

Publicado el 27/03/2018

Del mismo modo que la formación está siendo clave para mejorar las habilidades que los profesionales disponen a fin de impulsar su perfil digital y, posteriormente, la innovación dentro de una empresa, la mentorización es para los emprendedores la fórmula perfecta por la que adquirir experiencia y conocimiento de otros profesionales, aprendiendo de sus errores y éxitos.

Share Button

De este proceso habla Miguel Ángel Blanco, CEO y decano de Spain Business School, una Digital Business School experta en España en formación digital, consultoría y transformación de las organizaciones. Con Másteres adaptados a las nuevas demandas que requiere el mercado de trabajo –muchos de ellos ligados a las nuevas tecnologías- esta escuela de negocios ha sabido adaptarse a los nuevos tiempos, incluyendo entre sus metodologías la formación semipresencial, la cual es clave para lograr capacitarse, mientras se disfruta de las ventajas del formato online, al tiempo que se mantiene el contacto con los expertos que conforman su profesorado. Toda una apuesta formativa con la que sus más de 2.500 alumnos se muestran satisfechos, ya que la formación en el centro cuenta con una valoración de 8,2 –sobre 10- por parte de los mismos.

El término mentor nos lo regala por primera vez Homero en su obra La Odisea (siglo VIII a.C.). Méntor es el personaje encargado de ayudar a Ulises en su ausencia, encontrándose entre otras laborales la de ocuparse de la educación de Telémaco, hijo del héroe. Méntor es su persona de confianza, en la que Ulises delega sus intereses y los de su familia.

Miles de años después, la Real Academia Española define el término mentor como “consejero o guía – maestro, padrino”.

Es cierto que en la última década es un término muy empleado en el ámbito del emprendimiento, pero como vemos, la acción de formar y aconsejar se remonta a varios siglos atrás y siempre ha estado presente en el mundo laboral, reflejada, por ejemplo, en la figura de los aprendices, que posteriormente se hacían cargo de los comercios o montaban el suyo propio.

LA ACCIÓN DE FORMAR Y ACONSEJAR SIEMPRE HA ESTADO PRESENTE EN EL MUNDO LABORAL

Existen diferentes tipos de mentores y de mentorizaciones; sin embargo, todos tienen algo en común: se apoyan en los conocimientos y en la experiencia de empresarios asentados, que han vivido tanto aciertos como fracasos y han sabido aprender de ellos. La labor de los mentores es la de motivar e incentivar, saber provocar la generación de ideas en el emprendedor, incitar a resolver problemas y mostrarle otras soluciones, la de capacitar con ciertas técnicas o herramientas… nunca tratará de examinarle o de juzgarle, pero sí de que le muestre interés por lo que está haciendo.

Las sesiones de mentorización, ya sean individuales o colectivas, tienen que ser siempre prácticas y sacar de todas ellas algo productivo. Para ello, es necesario que el mentorizado acuda a las sesiones también preparado; por ejemplo, con anotaciones sobre aquellos aspectos que le preocupan o desconoce. Un buen mentor se convierte en uno de los mejores aliados del éxito del emprendedor, ampliando la relación mucho más allá de la puesta en marcha del proyecto, posiblemente de por vida.

LAS SESIONES DE MENTORIZACIÓN TIENEN QUE SER SIEMPRE PRÁCTICAS Y PRODUCTIVAS

Hay otra serie de factores de los que los emprendedores pueden beneficiarse a la hora de contar con un mentor, como son los contactos que le facilite el mentor y las ideas que éstos les aporten, además de las puertas que les puedan abrir o el apoyo económico que les puedan brindar. En networking es una herramienta muy empleada en todo el ámbito de los negocios y beneficiosa a todos los niveles.

Un mentor en la vida de un emprendedor se traduce en un salto con red con el resultado de una mayor aceleración de su trayectoria profesional y del aumento de las probabilidades de que acierte más y más rápidamente.

UN MENTOR EN LA VIDA DE UN EMPRENDEDOR SE TRADUCE EN UN SALTO CON RED

Aunque en algunas empresas ya es una figura instaurada, creo que el mentor empresarial va a coger fuerza en los próximos años, en detrimento de los asesores profesionales, que perderán algo de su poder. No olvidemos que uno de los factores que ayudan a impulsar también a las empresas, son sus intraemprendedores.

Fuente: equiposytalento.com