La morosidad aboca al cierre a más de 400.000 empresas desde 2008

Publicado el 21/10/2014

El retraso medio en los pagos en España es de 16,95 días, el tercero mayor de toda la Unión Europea, con una media de 14,11 jornadas

Share Button

Fuente: Diario de Burgos 

21 de OCT./

La elevada tasa de deuda empresarial a la que tuvieron que hacer frente las sociedades de España propició el cierre de más de 400.000 empresas desde el año 2008 y generó una menor competitividad de muchas de ellas, ya que se vieron obligadas a despedir a sus empleados ante la demora en el cobro de sus facturas y el hecho de no poder hacer frente al pago de proveedores, según reveló el  Informe sobre la morosidad del crédito comercial en España 2014, elaborado por EAE Business School y la Plataforma Multisectorial contra la Morosidad.

En concreto, el estudio dado a conocer, puso de manifiesto que el retraso medio en los pagos sobre el plazo estipulado en las compañías españolas fue de 16,95 días, la tercera mayor, por detrás de Portugal e Italia. Esta cifra es superior a la media europea, que actualmente se sitúa en 14,11 días. Asimismo, el ratio de retraso en 2013 en España se cifró en el 5,1%, porcentaje que se coloca por enciama de la media registrada en  la zona euro.

Portugal es el país de Europa donde se produjo el mayor aplazamiento en las operaciones comerciales, seguido por Italia (20,84 días) e Irlanda (17,25). Los países que presentan los retrasos más reducidos son Alemania con 6,39, Países Bajos con 9,17, Bélgica con 11,31 y Francia con 11,77.

El estudio presentado muestra, además, que solo el 43% de los pagos de las corporaciones españolas se hicieron respetando las condiciones pactadas con sus clientes y proveedores, lo que supuso un coste directo para el conjunto del tejido empresarial nacional que superó la cifra de loss 2.815 millones de euros.

 

MULTA INCUMPLIMIENTOS. El director del Centro de Morosología de EAE Business School y Director de Estudios de PMCM, Pere Brachfield, consideró necesaria la promulgación de un régimen sancionador que penalice el incumplimiento de la legislación antimorosidad. «Sin penalizaciones administrativas, será imposible conseguir el cumplimiento efectivo de la ley», indicó.

Por otro lado, el estudio constató que el plazo medio de pago de las sociedades del sector privado español en 2013 fue de 85 jornadas, un 8,6% menos respecto al período de 2012, que fue de 93. Los tiempos para pagar las facturas emitidas no pueden superar los dos meses naturales.

Así, el 68% de las sociedades se vieron forzadas a aceptar acuerdos comerciales que les obligan a negociar tiempos superiores. Además, en caso de sufrir impagos, solo un 12% de las empresas exigió habitualmente a sus morosos que hiciera frente a los correspondientes intereses devengados que permite la legislación, frente al casi 75% restante que no lo hicieron.