La “soledad de la emprendedora” y por qué está limitando a la mujer

Publicado el 12/03/2018

La tasa de emprendimiento femenino en España está diez puntos por debajo del masculino.

Share Button

La Escuela de Empresarios EDEM y Microsoft Ibérica han organizado una sesión de trabajo con el objetivo de identificar las barreras que limitan el emprendimiento entre las mujeres. La tasa de referentes femeninos de éxitoen el tejido emprendedor y la ausencia de una red que conecte a mujeres emprendedoras para proporcionar soporte, coaching y mentorización se apuntan como las principales cuestiones a resolver para evitar lo que las asistentes han calificado como ‘la soledad de la emprendedora’

El encuentro ha tenido lugar en Marina de Empresas, sede de EDEM, y ha estado liderada por Hortensia Roig, presidenta de esta escuela de empresarios, y por Pilar López, presidenta de Microsoft Ibérica. Además, ha contado con la participación de directivas, emprendedoras y empresarias de diferente sectores. El otro fin del encuentro, coincidiendo con la celebración del Día Internacional de la Mujer, era plantear medidas que puedan reducir la brecha de género entre el emprendimiento femenino.

En España, la tasa de emprendimiento entre las mujeres se sitúa diez puntos por debajo de la del emprendimiento masculino, según los datos del último Global Entrepreneurship Monitor, una situación que bajo el punto de vista de las participantes refleja las dificultades que encuentran las mujeres para liderar proyectos emprendedores.

Premiar la diversidad

En el ámbito empresarial, para las participantes al acto se hace indispensable continuar trabajando “en modelos que premien y reconozcan a las organizaciones más comprometidas con la diversidad y la inclusión”, impulsando que las empresas “tomen conciencia de su responsabilidad” a la hora de garantizar el desarrollo profesional de la mujer.

Las participantes en la sesión también insistieron en la necesidad de seguir trabajando en el ámbito educativo y en el familiar para desterrar los estereotipos de género y afianzar la confianza y autoestima de niñas y jóvenes, apostando por implantar esquemas de corresponsabilidad que vayan más allá de la conciliación.

La puesta en marcha de entornos de trabajo flexibles se perfila como una de las políticas más eficaces en el reclutamiento, retención y desarrollo del talento. “Pero estas medidas deben ir acompañadas de procesos de gestión por objetivos y de soluciones tecnológicas que habiliten la posibilidad del trabajo móvil y remoto”, se ha señalado.

Fuente: cincodias.elpais.com