La tasa de paro de la Comunidad podría situarse a finales de 2015 por debajo de la barrera del 20 por ciento

Publicado el 21/05/2014

Un estudio del BBVA asegura también que con un dinamismo del 2,5 por ciento anual, Castilla y León tardaría una década en recuperar los niveles de empleo de 2007

Share Button

Fuente: Diario de Burgos

21 de MAY /Ical

Un informe de BBVA Research estima ritmos de crecimiento del PIB de Castilla y León para este año del 1,3 por ciento, dos décimas por encima de la media nacional, y del 1,9 por ciento para 2015, igual que España, que permitirán reducir la tasa de paro autonómica en torno al punto anual, manteniendo su diferencial con España, cuyo mercado laboral se comportará de manera similar y generará unos 430.000 empleos. Así, la tasa de desempleo de la Comunidad «podría situarse por debajo del 20 por ciento a finales de 2015», según explicó hoy el economista jefe de Economías Desarrolladas de la entidad, Rafael Doménech, que presentó el documento junto con el director territorial Noroeste de BBVA, Juan Carlos Hidalgo.

Doménech incidió en que la tasa de paro autonómica actual del 22 por ciento (25,7 en España) es «inaceptable» y constituye «un reto de primera magnitud» al que se enfrenta la economía de la Comunidad. En este sentido, expuso que con ritmos de crecimiento económico del 2,5 por ciento anual (1,9 por ciento en empleo y 0,6 en productividad), Castilla y León tardaría nueve años para recuperar los niveles de ocupación previos al arranque de la crisis, en 2007. Un porcentaje de dinamismo que, asumió, constituye «una referencia y una aspiración, no una previsión».

Así, expuso que la recuperación «no ha hecho más que comenzar» y para alcanzar niveles que permitan recuperar el empleo de antes de la recesión, es preciso seguir profundizando en las reformas estructurales. Al respecto, advirtió de la necesidad de que la economía de Castilla y León gane en productividad, impulsando el tamaño empresarial, algo, dijo, que está relacionado directamente con la tasa de desempleo. Abogó, al respecto, porque la Junta redoble sus esfuerzos en educación, en I+D y en empresas tecnológicas. Asimismo, advirtió de que para garantizar un crecimiento «sólido, estable y recurrente en el futuro», la Comunidad necesita poner todo de su parte en políticas demográficas y en medidas activas de empleo.

Aceleración.

El economista aseguró que Castilla y León, «tras tocar fondo en 2013», ha arrancado 2014 con una aceleración de la economía. Este retorno al crecimiento se ha producido, dijo, gracias a su dinamismo exportador, a sus menores desequilibrios e incertidumbres, así como en un avance en las perspectivas de riqueza y de inversión productiva.

Doménech recordó que la economía regional cayó el año pasado un 2,1 por ciento, frente al 1,3 por ciento de las previsiones de su entidad de junio, porque, justificó, se produjo «una recuperación tardía de las exportaciones» y un «fuerte ajuste en la industria». Sin embargo, trasladó que en todo el periodo de crisis, desde 2008, el PIB por persona en edad de trabajar se redujo en la Comunidad, en un 2,4 por ciento, frente a la rebaja en un 6,6 por ciento de la media para el conjunto de las autonomías.