Las consultas a la Ventanilla Única Empresarial en Burgos se disparan

Publicado el 01/10/2020

El ‘emprendimiento por necesidad’ ante la grave situación económica y las malas perspectivas provoca que la atención de este espacio de la Cámara de Comercio se haya incrementado tras el confinamiento

Share Button

La fluctuación de trabajo que tienen Susana Pinedo y María Isla es uno de los mejores indicadores sobre el estado de la economía burgalesa. Las dos orientadoras de la Ventanilla Única Empresarial, un espacio dentro del organigrama de la Cámara de Comercio que integra a todas las administraciones públicas para facilitar y agilizar la creación de empresas, cumplieron este viernes 20 años al frente del organismo con un repunte de consultas tras el fin del estado de alarma. La derivada de la pandemia sanitaria es la segunda crisis, tras la de 2008, a la que hacen frente, y aseguran que en ambos momentos se ha repetido un patrón similar.

«El volumen de consultas suele caer durante el periodo más difícil para luego subir muchísimo debido a lo que se conoce como ‘emprendimiento por necesidad’, es decir, crear puestos de trabajo propios», apunta María Isla. Esa misma tendencia es la que, tras el periodo de confinamiento y estado de alarma, se está produciendo entre los burgaleses, lo que ha elevado exponencialmente sus visitas a la sede de la calle SanCarlos o las demandas telefónicas o a través del correo electrónico.

«Desde junio está volviendo a subir, la gente está inquieta», indica Pinedo, que recalca la alta actividad que han tenido para responder a dudas sobre subvenciones, líneas de ayuda o prestaciones de ERTE. «Tenemos un contacto muy estrecho con empresas, sobre todo pequeñas y que se han creado hace poco, que se han visto de la noche a la mañana en una situación complicada», apunta Isla. Durante la vigencia del estado de alarma el departamento de Creación de Empresas atendió 720 consultas, todas ellas directamente relacionadas con la actividad empresarial y con las diferentes medidas e iniciativas puestas en marcha para la gestión de la crisis causada por la covid-19.

Clínicas de fisioterapia, bares, restaurantes, profesores particulares, comerciales, psicólogos, tiendas de joyería, talleres mecánicos, servicios a empresas, compañías de construcción, dentistas, ópticas, herbolarios, firmas de ingeniería, relacionadas con el medio ambiente, abogados, transportistas… La lista de negocios que han ayudado Pinedo e Isla a poner en marcha es interminable, un adjetivo que se traslada a la cantidad de experiencias y anécdotas que acumulan las dos orientadoras, pioneras del servicio integral de asesoramiento y tramitación de la Cámara de Comercio.

4.000 nuevos sueños. Desde aquél ya lejano 25 de septiembre del año 2000 han atendido a más de 9.300 emprendedores, lo que se traduce en la creación de 3.960 empresas. En un primer momento el equipo estaba formado por siete personas, pero los tres funcionarios que representaban a la Administración Central del Estado, a Hacienda y a la Seguridad Social se han centralizado a través de una plataforma informática, quedando solo los delegados del Ayuntamiento y de la Junta.

Su labor actual no solo se ciñe al asesoramiento durante los pasos previos de los proyectos, ya que siguen en contacto con todos sus usuarios. Líneas de crédito, subvenciones o cursos son algunos de los materiales que continúan comunicando puntualmente a todos aquellos que han confiado en la Ventanilla Única Empresarial para poner en marcha sus sueño.

María del Carmen Antúnez – Naturhouse (2006): «Llegué a Burgos sin idea de nada y en la Cámara me ayudaron muchísimo»

María delCarmenAntúnez no tenía vinculación alguna con Burgos cuando llegó por primera vez, allá por abril de 2006.Esta extremeña, trabajadora de la cadena del sector dietéticoNaturhouse, realizó un estudio de mercado en su Cáceres natal y los resultados apuntaron a la ciudad castellana como el lugar ideal para emprender un nuevo local.
«Me vine sin conocer nada de Burgos, ni amigos ni nada. A la aventura», recuerda Antúnez, a la que acompañó su marido, originario de Málaga. Aunque contaba con el respaldo de la franquicia, la extremeña tuvo que ingeniárselas para poner en marcha su negocio, una tienda en San Lesmes y otra en la avenida Reyes Católicos -ya cerrada-.«Me fui al Ayuntamiento y allí me hablaron de la Ventanilla Única Empresarial. Llegué sin tener ni idea de qué tenía que hacer y Susana yMaría me ayudaron en todos los trámites», apunta. Tal fue la confianza que ganaron que siguen manteniendo, sobre todo con María, una relación de amistad. «Me mandan información sobre subvenciones, financiación, cursos de formación… son muy atentas», afirma.
A pesar de la cantidad de papeles que uno ha de completar para poner en funcionamiento una idea de negocio, la integración en un solo espacio de todas las administraciones públicas necesarias para recibir el visto bueno permitió que Antúnez pudiera abrir en solo un mes. «Llevo 15 años y seguimos en contacto.Durante la pandemia nos dieron el Sello de Confianza, lo solicité un domingo y al día siguiente ya lo tenía listo», indica.
Desde su llegada a Burgos admite que la ciudad y los vecinos la han acogido muy bien, aunque la pandemia de la covid-19, como a la inmensa mayoría de comercios, está poniendo las cosas mucho más complicadas.

José Andino – Óptica Unovisión (2001): «En tan solo una visita se puede cumplir con varias administraciones»

En 2001, y con apenas un año de vida, la Ventanilla Única Empresarial de la Cámara de Comercio se anunciaba en medios de comunicación para que los burgaleses que estaban dándole vueltas a una idea de negocio supiera de su existencia. El caso de José Andino era uno de ellos: a este óptico la idea de tener a su disposición, en un mismo espacio, a las distintas administraciones (Ayuntamiento, Junta,Hacienda,Seguridad Social…) le facilitó mucho los primeros pasos. «En una sola visita resolvías varios temas y gestiones», explica.
Ya en su primera cita planteó la posibilidad de abrir su propia óptica, para lo que los trabajadores de la Ventanilla le recomendaron una serie de líneas y ayudaron con los trámites. «Son muchas cosas y en ocasiones van interrelacionadas las unas con las otras», apunta Andino. En aproximadamente tres meses desde que entró por primera vez a la sede de la Cámara de Comercio en la calleSanCarlos tuvo ya todo listo para iniciar su proyecto laboral. «Nos facilita mucho la vida, sobre todo a los que empiezan», afirma.
Desde entonces tiene su óptica Unovisión en la calle San Pablo, mientras que la relación con la Cámara de Comercio ha seguido siendo igual de fructuosa que al principio. «He hecho varios cursos y formaciones.ConMaría ySusana me llevo muy bien y hemos colaborado en distintas iniciativas que nos han ido planteando estos años», recalca.
El apoyo durante la pandemia ha sido también fundamental, enviando al correo electrónico de Andino las diferentes líneas de crédito, subvenciones y demás ayudas que las distintas administraciones públicas han ido poniendo a disposición de los empresarios para solventar el bache económico derivado de la pandemia.«Dentro de lo que cabe estamos bien, adaptándonos a la situación y aplicando las medidas de seguridad de manera constante», confiesa. Su negocio se incluyó dentro de los esenciales, por lo que no ha dejado de abrir la persiana, aunque la situación está siendo más dura de lo previsto en un primer momento. «Guste o no guste es lo que toca», sentencia.

Fuente: www.diariodeburgos.es

https://cutt.ly/Hf8gccQ