Los trabajadores con contratos a tiempo parcial en Castilla y León aumentan en 2017 hasta el 15,5%

Publicado el 12/02/2018

En la región hay más de 149.600 empleados con este tipo de jornada

Share Button

Randstad presentó recientemente un informe sobre la tasa de profesionales que se encuentran trabajando a tiempo parcial en España, teniendo en cuenta la edad del profesional y la comunidad autónoma en la que reside. De este estudio la empresa de Recursos Humanos destaca que la tasa de ocupados con jornada parcial aumentó durante el último ejercicio en Castilla y León, hasta situarse en el 15,5%.

La cifra mencionada supone un crecimiento de 0,4 puntos porcentuales respecto al mismo período del año anterior y un aumento de 4,1 puntos porcentuales respecto a 2007.

Para obtener estos datos, Randstad comparó la tasa de este colectivo de profesionales con la media europea. Para ello, analizó los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) y de Eurostat desde 2007. Si se analiza la serie histórica, Randstad destaca que tras registrar la cifra más baja en 2007 (11,4%), la tasa de profesionales con este tipo de jornada creció durante 3 ejercicios consecutivos hasta registrar en 2010 el 13,4%.

Tras un leve descenso durante el año siguiente, esta cifra volvió a crecer hasta alcanzar el 16,2% en 2014, la cifra más elevada de la serie histórica. Posteriormente, esta tasa descendió durante 2 años, y registró el 15,1% en 2016, para luego volver a crecer al año siguiente.

Castilla y León, por encima de la media 

Además, la empresa de Recursos Humanos también tiene en cuenta la región donde el profesional desarrolla su actividad. De esta manera, la Comunidad Valenciana es la región que registra una mayor tasa de ocupados a tiempo parcial. En concreto, el 17,3% de los trabajadores valencianos tienen este tipo de contrato. Le siguen País Vasco y Andalucía, que registran un 16,8% y un 16,2%, respectivamente.

Por encima de la media nacional (14,8%), se sitúan Navarra (15,9%), Castilla y León (15,5%), Extremadura (15,3%) y La Rioja (15,1%). En el caso de Aragón, la tasa de ocupados con este tipo de jornada se sitúa al mismo nivel que la media nacional.

En el lado contrario y con los menores porcentajes, Cantabria, Murcia y Cataluña registran tasas comprendidas entre el 14% y el 14,6%. A más de un punto porcentual por debajo de la media nacional, se encuentran Canarias (13,8%), Asturias y Baleares (13,6%). Castilla-La Mancha es la región con menor tasa de empleados a tiempo parcial (12,7%), seguida de Galicia (13,1%) y Madrid (13,3%).

En términos absolutos, Andalucía (482.500), Cataluña (463.500) y Madrid (388.500) registran casi la mitad de los contratos a jornada parcial. En concreto, el 47,6% de los contratos de este tipo pertenecen a trabajadores de estas 3 regiones. En el caso de Castilla y León, hay más de 149.600 empleados con jornada parcial, un 1,9% más que la cifra registrada en 2016 (146.800).

Comparación con Europa 

Al analizar la tendencia en Europa junto a la española, se detecta un comportamiento opuesto desde 2013. A pesar de que los ocupados con jornada parcial aumentaron también de manera consecutiva durante 6 años, desde 2013 este colectivo de trabajadores se mantuvo estable hasta 2017, oscilando entre 19,6% y el 19,5%. Además, la diferencia de peso de estos empleados dentro del mercado laboral entre España y Europa es notable. De hecho, España siempre ha registrado una menor tasa de profesionales a tiempo parcial respecto a Europa.

El análisis de Randstad destaca que la tasa de jornada parcial en España en 2016 (15,1%) es 4 puntos porcentuales inferior a la media de países europeos (19,5%), donde este tipo de contratación está más extendida. Además, existe una relación directa, en muchos casos, entre la tasa de profesionales que trabajan a jornada parcial y los índices de desempleo. En este sentido, los países europeos que registran las mayores tasas de trabajadores a jornada parcial se encuentran entre los que cuentan con las menores tasas de paro.

En España, el análisis de Randstad revela que la tasa de ocupados con jornada parcial ha descendido durante 3 ejercicios consecutivos, hasta situarse en el 14,8% en 2017. Esta cifra supone un descenso de medio punto porcentual respecto al mismo periodo del año anterior, pero un incremento de 3,4 puntos porcentuales respecto a 2007.

“Uno de los retos a los que nos enfrentamos todos implicados en el mercado laboral es eliminar la percepción negativa que se tiene en España del trabajo a tiempo parcial, y más una vez que se ha comprobado, con la experiencia en otros países europeos, que a mayor tasa de profesionales con un trabajo a tiempo parcial, menor es la tasa de desempleo. Existe un desconocimiento de este modelo de contratación en España, que puede suponer un gran aliado en nuestro objetivo de seguir creando nuevos puestos de trabajo”, explica Luis Pérez, director de Relaciones Institucionales de Randstad.

Menores de 25 años 

“La contratación a tiempo parcial también es una oportunidad para los profesionales más jóvenes. Por ejemplo, a los que aún están estudiando, les permite compatibilizar un trabajo con su curso académico”, asevera Pérez.

Otro de los aspectos que estudia Randstad es cómo afecta la edad del trabajador al tipo de jornada que desarrollan, y, tras este análisis, la empresa destaca que, a menor edad, es mayor es el porcentaje de ocupados que desarrollan su trabajo con un contrato de jornada parcial. Prueba de ello es que el 38,5% de los menores de 25 años dispone de un empleo de tiempo parcial. Esta cifra desciende hasta el 14,8% para los ocupados que tienen entre 25 y 45 años y hasta el 12,1% para los mayores de 45 años.

Fuente: castillayleoneconomica.es