Perfiles demasiado exigentes de las empresas para los recién titulados

Publicado el 04/11/2014
mini1-1414994410

Observatorio Local de Innovación en el empleo

Share Button

Fuente: Salamanca24horas.com

El 67% de los estudiantes considera que los perfiles que buscan las empresas en los recién titulados son demasiado exigentes. En el caso de los estudiantes de la Universidad pública este porcentaje asciende hasta el 69%, mientras que en los de la 5privada se queda en el 61%. Además, se observan importantes diferencias en la percepción del problema según el área educativa en la que se enmarque la carrera que se esté estudiando. Los alumnos de Humanidades son los que observan mayores exigencias a la hora de buscar un empleo: un 77% de ellos así lo cree. Los ingenieros no se quedan atrás: un 72% está de acuerdo con la anterior afirmación. Los que estudian Administración, sin embargo, no lo tienen tan claro: sólo un 55% de ellos considera que se les exige demasiado. Para los alumnos de FP las exigencias también son excesivas, al menos así lo considera el 65% de ellos.
Si se pregunta por la misma cuestión a las propias empresas, prácticamente la mitad (49%) reconoce que los perfiles que busca son demasiado exigentes. Los universitarios centran sus expectativas de cara a lo que demandan las empresas en conocimientos específicos (como los idiomas o la informática), y no le dan suficiente importancia a las habilidades o capacidades transversales. En esta línea, los universitarios sobrevaloran los idiomas y la iniciativa, pero no le dan importancia a aspectos clave 6como la motivación o disposición para realizar una tarea o la capacidad de trabajar en equipo.
Aunque los estudiantes parecen tener claro qué aspectos consideran importantes a la hora de buscar trabajo, no todos explotan sus cualidades ni se forman específicamente en esas materias. Por ejemplo, la motivación, la resolución de conflictos, la iniciativa y los idiomas son habilidades muy demandadas por las empresas y poco desarrolladas por los jóvenes. En el lado opuesto están las habilidades comunicativas, la destreza con las nuevas tecnologías y el conocimiento de los nuevos medios digitales, que son capacidades en las que los jóvenes están muy bien formados, pero poco demandadas por las empresas.
Desde el punto de vista empresarial, hay un déficit en la formación de los titulados en aspectos clave, pero también en habilidades que a medio plazo van a definir el éxito profesional de un recién titulado. Este déficit puede ser aún mayor si se tiene en cuenta el carácter público o privado de las universidades. En esa línea, el 47% de los profesionales de recursos humanos opina que los estudiantes de universidades privadas están mejor preparados en competencias y habilidades que los alumnos de la universidad pública.
En cualquier caso, los estudiantes esperan ser formados en muchas de esas materias, pero ya en la propia empresa. Sin embargo, esas expectativas no siempre no se cumplen. Así por ejemplo, esperan reforzar habilidades como la iniciativa, la capacidad de negociación y la capacidad de resolución de problemas. En contraposición, las empresas ofrecen más formación en idiomas y liderazgo de lo que esperan los jóvenes.