Vender en el exterior debe ser una salida natural también para las empresas pequeñas»

Publicado el 30/03/2016

La consejera Del Olmo sostiene que los records recientes no impedirán que la exportaciones sigan creciendo y los agentes sociales abogan por los consorcios de pymes en la jornada sobre mercados globales organizada por El Norte y el CES

Share Button

El sector exterior, que de un tiempo a esta parte ha cobrado un gran protagonismo en la economía española en general y castellana y leonesa en particular por su función compensadora en pleno periodo de contracción de la demanda interna, sigue teniendo recorrido. Pese a que en los últimos años las exportaciones han encadenado records sucesivos -con las ventas de las empresas de la comunidad creciendo muy por encima de la media nacional- los factores de fondo en los que se sustentan la globalización (abaratamiento del transporte, bajo precio de petróleo, desaparición de las barreras aduaneras, facilidades para la circulación del flujo de capitales…) harán posible que la internacionalización vaya a más. Así se ha puesto de manifiesto en la jornada ‘Castilla y León ante los retos del mercado global’ que ha reunido al presidente del Consejo Económico y Social de Castilla y León (CES), los líderes regionales de Cecale, CC OO y UGT y la consejera de Economía y Hacienda.

Precisamente ha sido Pilar del Olmo quien ha advertido de que, según datos del Fondo Monetario Internacional (FMI), el comercio mundial creció a un ritmo del 2,5% en 2015 y las previsiones apuntan que lo hará al 3,4% en el presente ejercicio y, todavía más, al 4,1% en 2017. “Las perspectivas son buenas -ha dicho-, pero no están exentas de riesgos”. Entre estos, que por otra parte bien pueden trocarse en oportunidades, se encuentran la excesiva concentración de destinos en los países de la Unión Europea y la aún excesiva, si bien decreciente, importancia del sector de la automoción en el comercio exterior de la comunidad.

La postura de la Junta pasa, ha continuado, “por apostar por una economía cada vez más abierta”. “Apoyamos aspectos como la formación, con agentes de comercio exterior; también la promoción de productos en ferias y el asesoramiento, suministrando información relevante para las empresas, tanto de las trabas como de las ventajas de los países de destino”. También, y en esto ha coincidido con una idea expresada por los agentes sociales, “fomentamos la cooperación entre pymes para que puedan asociarse y vencer el hándicap que para las más pequeñas supone la internacionalización”. “Vender en el exterior debe ser una salida natural para las empresas, no solo para las de más grandes dimensiones, sino también para aquellas que lo tienen más difícil”, ha añadido.

Una obligación

El presidente del CES, Germán Barrios, ha situado el empleo en el frontispicio de las prioridades empresariales a la hora de afrontar el reto de acometer el mercado global. Aquellas empresas que son capaces de demostrar que son competitivas en el exterior, tienen más fácil la supervivencia en su lugar de origen. “Es necesario, pues, apostar por el capital humano, por el conocimiento, la innovación y la I+D+i”, ha dicho Barrios, para quien la globalización “ya no es una opcion; es una realidad porque todo afecta a todos los países”.

Para el presidente de la institución, “el fraccionamieto de la cadena de producción ha provocado que haya que aportar valor añadido, calidad, marca, hecho diferencial a los bienes y servicios que se sacan al exterior”, ya que un automóvil, ha ejemplificado, sale a la venta después de que sus diferentes partes procedan de lugares tan distantes como Sevilla, Valladolid, Tánger o Alemania.

“Salir al exterior necesita de un plan estratégico, de un análisis, exhaustivo, de una formulación, de implantación”, ha señalado Barrios, quien ha llamado la atención sobre el hecho de que “hay que ver cuáles son los mercados más atractivos”. “Es preciso valorar las distancias: las geográficas, pero también las culturales y las jurídicas, porque hay que tener seguridad”, ha advertido.

Tras recordar que “salir fuera estimula la innovación, genera rentabilidad de los recursos de una empresa y la hace crecer”, Barrios ha señalado que “el crecimiento de empleo en pymes con actividad internacional es del 7%, cuatro puntos más de las que no lo hacen, tal y como señalan los datos recogidos en un informe de la internacionalización de las pymes europeas realizado por la UE”. “Y donde más crece el empleo es en la matriz”, ha manifestado el responsable del CES, que también ha pedido a la Administración que propicie “una economía más flexible” y una “regulacion clara, facil de cumplir, que busque inversiones en el territorio y se abra al exterior”.

Tanto Barrios como los agentes sociales han coincidido en que en una comunidad autónoma con “más de 161.000 empresas, la gran mayoría microempresas, las alianzas, el trabajo el red, los clústeres y la política sectorial necesitan ser estimulados”. En este sentido, Santiago Aparicio, presidente de la patronal de Castilla y León (Cecale), ha señalado que “el hándicap del tamaño se salva con las constitución de consorcios”. “Agruparse permite minimizar costes y aprovechar sinergias”, ha manifestado.

Apuesta a largo plazo

Para Aparicio, “internacionalizarse es imprescindible, pero no fácil y tarda en dar frutos”.” Hay que verlo como un aoportunidad y una inversión, no como un gasto. Nos retrae el coste, porque los beneficios son a muy largo plazo, y también nos retrae el idioma”, ha continuado, antes de explicar que “los mercados latinoamericanos aparecen como un gran destino, aunque a veces, el idioma llama a engaño, porque tratamos de reproducir allí las cosas como las hacemos aquí”. “Pensamos que ellos no están a la altura y eso termina por darnos una imagen de prepotentes”, ha explicado, y ha instado a “mimetizarse, a hacer lo que allí se hace y no imponer, porque es uno de los mayores errores que se cometen”.

Además de paciencia, las empresas deben estar preparadas para poder aguantar. “Hacen falta recursos para esperar que llegue la rentabilidad y los resultados y, en este sentido, hace falta apoyo financiero. La financiación para salir es prácticamente nula. Sí hay algunas ayudas y avales para licitaciones, pero poco más. Icex y ADE deben crear más herramientas financieras”, ha reclamado el representante empresarial.

En su intervención, el secretario general de CC OO en Castilla y León, Ángel Hernández, ha defendido que “las empresas tengan cada vez mayor implantación en el exterior porque ello servirá para abrir nuevos mercados y, a la vez, reforzará la productividad y la innovación en el interior, ya que es en la matriz donde hay más desarrollo e innovación”. “Y todo ello repercute en la generación de riqueza”, ha recordado Hernández, quien al igual que Agustín Prieto, secretario regional de UGT ha señalado que “no hay ninguna región en todo el continente europeo en donde los agentes sociales tengan desarrollados planes de las características que tenemos en Castilla y León”.

“Quince años y sesenta acuerdos en el Diálogo Social no son ajenos a la competitividad de los productos de Castilla y Leon en el exterior”, ha sentenciado Prieto.

Recuperación y empleo

Mientras el líder de CC OO ha llamado la atención sobre el hecho de que “en el exterior se conoce a España, pero a Castilla y León no la conoce nadie”, por lo que ha abogado por “ir ligado a la marca de España, al igual que se hace en los países europeos”, el de UGT ha advertido de que “el exterior es muy importante, y entre 2007 y 2014 tuvo gran utilidad, pero no nos engañemos porque el mercado doméstico, la demanda interna, tiene mucho más peso dentro de la economía”.

“Si hablamos del mercado interno de Castilla y León -ha continuado Prieto-, existe una realidad vergonzante: ganamos competitividad por la bajada salarial (11% menos que en España y el 25% menos que en la UE) y por la precarización del mercado laboral. Hay que buscar un equilibrio porque la competitividad no se puede basar en eso; siempre hay alguien que puede hacerlo más barato”. Según Prieto, las empresas más competitivas “son las que tienen mejores convenios y más invierten en nuevas tecnologías”.

Para el representante de UGT, “en Castilla y León tenemos buenos empresarios y grandísimos emprendedores que saben vender sus productos” y “ahora que la crisis pasó pero sigue habiendo 201.000 desempleados, el reto es generar riqueza en el exterior con repercusión en la demanda interna, porque sin esta ultima no habrá verdadera y completa recuperación”.