El sector de reformas vive su mejor año pero precisa de más especialistas

Publicado el 02/09/2018

´Hemos pasado de estar preocupados por la falta de trabajo a la falta de personal´
En 2017 se visaron 447 proyectos de reforma y en 2018 ya se han visado el 65% del total del año pasado

Share Button

El sector de las reformas y las rehabilitaciones vive un momento dulce. Y es que aunque todo parecía apuntar que el crecimiento de obra nueva comenzaría a echar a un lado a las intervenciones rehabilitadoras, los datos reflejan lo contrario. El año 2016, el Colegio de Arquitectos de Burgos visaba 429 proyectos de rehabilitación, mientras que un año después esa cifra se incrementaba hasta los 447 visados, un aumento del 4,2%.

Poniendo la vista en el primer semestre del 2018, el colegio ya ha visado 288 proyectos de rehabilitación o lo que es lo mismo, el 65% del total del año pasado, a falta de los datos de los datos del segundo semestre, en el que se incluye el periodo más rentable para este tipo de intervenciones, el verano.

«A pesar de que estos dos últimos años se ha incrementado el visado de vivienda nueva, el sector de las reformas y la rehabilitación está creciendo de manera más rápida de lo que teníamos previsto a finales del año pasado», apunta Vicente García, presidente de la Asociación de Empresas de Reforma quien explica que «aunque en diciembre teníamos buenas perspectivas de cara a este año, lo cierto es que nos han desbordado».

La realidad es que el crecimiento de la actividad en el sector ha sido «razonable» hasta el mes de mayo, a partir de ese momento «el sector se ha desbordado de trabajo en todas sus áreas, electricidad, fontanería, construcción, etc. Ha salido mucho trabajo de golpe». En este sentido, el presidente de la asociación considera que se trata de «un trabajo que estaba latente» y «en cuanto la gente ha tenido algo más de capacidad económica se ha animado y ha salido mucha obra en poco tiempo».

Esta circunstancia a pesar de ser tremendamente positiva para el sector también ha supuesto importantes quebraderos de cabeza a los profesionales y es que, tal y como explica García, «nos ha pillado con empresas muy ajustadas de plantilla». Precisamente esa falta de personal cualificado en los diferentes oficios es una de las principales preocupaciones del sector. «Necesitamos muchos profesionales en el sector especializados en los diferentes oficios como encofradores, fontaneros, carpinteros, electricistas, pintores, etc».

La situación ha dado un giro de 180 de grados y es que «hemos pasado de estar preocupados por la falta de trabajo a estar preocupados por una falta de obra muy importante», explica García. Uno de los handicaps a la hora de incorporar personal a las empresas de reformas y rehabilitaciones es que «primero es necesario formar a los trabajadores y ese proceso requiere de mucho tiempo desde que una persona es peón hasta que llega a ser oficial de primera».

 

Fuente: elcorreodeburgos.com

https://bit.ly/2PkZzhO