Los contratos temporales crecen un 20% en el mejor verano desde 2008. Burgos

Publicado el 17/06/2014

En industria y servicios. Se trata de los dos sectores que más personal tienen previsto incorporar durante las vacaciones estivales.

Share Button

Fuente: Diario de Burgos

17 de JUN / J.M.

No es el tipo de empleo al que aspira un parado que busca una ocupación estable pero sí es, y cada vez más, un clavo ardiendo al que agarrarse en un momento complicado para reincorporarse al mercado laboral. Este verano, las empresas de trabajo temporal (ETT) tendrán más tarea de lo habitual ya que sus responsables estiman que las contrataciones para los meses estivales, a diferencia de lo que ocurría en ejercicios anteriores, se incrementarán en la provincia de  Burgos más de un 20%. 

La directora de Adecco en Burgos, Eva Franco, avanza que en la ETT calculan que en estos meses se cerrarán 818 contratos, lo que representa un 10% más sobre los 744 que se firmaron hace un año.Un buen dato que destaca por ser «el primer año» desde que se asentara la crisis en el que «esperamos estos incrementos». Satisfecha porque «poco a poco nos vamos equiparando a los niveles anteriores», matiza  también que «aún queda tiempo para la recuperación».

Con el mismo optimismo respecto a las cifras se pronuncia el director de la oficina de Randstad en Burgos, Luis Cob, quien va más allá de los contratos que firme su ETT al prever que «aumentarán un 30%» todos los trabajos temporales que se rubriquen en la provincia. Eso sí, sobre un año como el anterior que, según recuerda, fue muy negativo. En el departamento de Márketing de Madrid calculan para Castilla y León la formalización de unos 32.000 contratos, lo que supone «la cifra más elevada desde 2008».

Como ya viene siendo habitual en los últimos años, los trabajos de verano han dejado de ser prácticamente un patrimonio exclusivo de jóvenes estudiantes que aprovechaban el periodo estival para sacarse un sueldo que aliviara los apuros de quienes no tienen mayores ingresos que la propina de sus padres.

La directora de Adecco detalla que en los últimos tiempos el perfil de quien acude a sus dependencias en busca de un trabajo para los meses de verano «se ha diversificado» y explica que cada vez es más frecuente encontrarse con «amas de casa que buscan apoyar a la unidad familiar, parados de larga duración o mayores de 45 años». En estos últimos casos, añaden en la ETT, intensifican la búsqueda tiempo antes ya que ven en la estacionalidad una oportunidad para luego conseguir que su relación con la empresa se prolongue durante más tiempo.

En el caso de Burgos capital, una ciudad industrial,  se nota también mucho que los residentes  abandonan la ciudad por vacaciones.  Y eso hace que las contrataciones de verano sean más bajas que incluso en otras provincias más despobladas pero con un mayor tirón del sector servicios. Así, Adecco firmará el doble de compromisos laborales durante estos meses en otros territorios de la región como Ávila (1.516), Palencia (1.642), Salamanca (1.878),  Segovia (2.062) y Valladolid (2.121).

Eva Franco apunta como factor clave que «algunas de las empresas del sector industrial tiene previsto cerrar sus instalaciones o descender su actividad en agosto». Se trata de factorías que paran las máquinas durante un periodo de tiempo concreto y que no necesitan contratar personal para cubrir las vacaciones de sus empleados.

Pero si hay sectores en los que no se produce un incremento sustancial de las contrataciones de verano, hay otros que tirarán del carro durante estos meses. La responsable de la oficina de Adecco prevé que sean la «industria, principalmente la automoción y la alimentación, el comercio y los servicios». Como novedad respecto a tiempo atrás asegura que «en los últimos años hemos percibido un incremento en hostelería».

En el caso de las industrias que optan por darse un respiro, el parón suele llegar en el mes de agosto ya que es ahí cuando cierran las grandes compañías vinculadas a la fabricación de productos relacionados con el sector de la automoción. Una caída de la actividad que tiene un efecto positivo en negocios que se dedican al mantenimiento de máquinas. Y es que, las factorías que cierran aprovechan esta época para revisar y poner a punto sus instalaciones.